¿Qué es la higiene mental?

Evite el contagio de la epidemia del miedo

En estos tiempos en los que se habla de virus, epidemias y pandemias, no solo es importante mantener la higiene física sino también practicar la higiene mental.

La mente de cada ser humano se encuentra vinculada al a mente universal.

“Todo el universo está dentro  de la mente humana. Todas las mentes están dentro de todas las mentes”.

Cuando pensamos, de nuestro cerebro salen ondas que penetran todo lo que nos rodea y llegan a la mente de nuestros semejantes.

Las epidemias mentales son el resultado del mal uso de la mente a escala masiva.

Lo anterior quiere decir que cuando muchas personas están pensando negativamente sobre alguna situación en particular, sobre sí mismos o sobre los demás, estas ondas mentales se extienden por el espacio ‘contagiando’ con esos pensamientos a las mentes débiles de personas que no tienen una estructura psicológica fuerte y un criterio propio sobre su vida.

Esto ocurre particularmente en el caso de los niños, adolescentes y jóvenes, quienes en su mente tienen un caudal de energía que apenas están aprendiendo a manejar; se están definiendo sus valores y su identidad. Por eso son los más vulnerables en estos casos.

En este sentido, cuando estamos en tiempos de crisis como los que actualmente vivimos, es necesario practicar la higiene mental para no contaminarnos con pensamientos de asociados al temor y la desesperación.

¿Cómo practicar la higiene mental y equilibrar nuestra mente?

Para mantener una mente limpia de pensamientos negativos, es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Escuchar música clásica de grandes clásicos como Beethoven, Mozart, Bach, Vivaldi, Lizt, entre otros.
  • Contemplar la obra de artistas clásicos como Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, etc.
  • Inspirarse contemplando la naturaleza; en la ciudad o en el campo, aprender a apreciar el arte que existe en cada planta, en cada flor.
  • Evitar los espectáculos dañosos para la mente como el boxeo, la lucha libre, las corridas de toros; o las noticias amarillistas y películas de violencia o terror.
  • Informarse de los medios de comunicación solo lo necesario para salvaguardar nuestra vida y la de nuestros semejantes.
  • Evitar las conversaciones relacionadas con chismes, fracasos, críticas o pesimismos.
  • Hacer oración. Hablar con Dios siendo sinceros con nosotros mismos.
  • Practicar la buena lectura: obras de poesía clásica, textos sagrados de culturas antiguas y reflexiones de grandes filósofos y místicos de la historia.

Con estas recomendaciones seguidas diariamente, mantendremos una mente equilibrada y libre de pensamientos negativos que afecten nuestro desarrollo físico, anímico y espiritual.

Nos gustaría conocer sus aportes e inquietudes. Por favor déjenos un comentario.




INSCRIBETE EN NUESTROS CURSOS

Contactanos

Para mas información envianos un email a:

[email protected]


Facebook-f


Instagram


Youtube


Twitter

Open chat
1
¿Tienes preguntas? Chatea con nosotros.